EXPERIENCIAS

Hablamos con docentes, académicos y expertos educativos sobre educación.
ADENTRÁNDONOS EN EL INSPIRADOR MUNDO DE SILICON VALLEY

ADENTRÁNDONOS EN EL INSPIRADOR MUNDO DE SILICON VALLEY

Así fue la experiencia de los equipos ganadores

A menudo nos empeñamos en ser originales al contar historias. Queremos ser especiales, carismáticos, únicos; queremos dejar perplejos a quienes las escuchan y deseamos que guarden algún recuerdo nuestro en su cabeza, por muy fugaz que sea. Pero, a veces, hay historias tan peculiares que hablan por sí solas y no es necesario ponerles entusiasmo a la hora de narrarlas. Piensa en el primer ser humano que llegó a la Luna, en el nacimiento del World Wide Web o en el nombramiento de Nelson Mandela como presidente de Sudáfrica. También hay historias que, a pesar de tener un menor impacto social, consiguen calar hondo en las personas. Puede que estés pensando en un caso que ya conoces. Son historias más cercanas que, de alguna manera, nos conectan con nuestra realidad más inmediata. A veces, incluso, consiguen ir más allá y enlazar problemas locales con los globales. Es el caso de los proyectos ganadores del RetoEmprende y del RetoBigData, dos programas impulsados por EduCaixa para promover el desarrollo competencial de alumnos de secundaria.  Ana Martínez y Pol Marín son dos de los alumnos premiados que el pasado mes de junio fueron a Silicon Valley para seguir con su formación emprendedora y presentar su proyecto: Orange Plate. Se trata de un plato elaborado con cáscaras de naranja; una iniciativa que busca reducir el impacto del plástico en nuestras vidas. Al igual que ellos, otros treinta jóvenes de distintos centros educativos de España pudieron vivir la experiencia de estar en el epicentro de la innovación. No tuvieron ocasión de tomar un café con Mark Zuckerberg, pero sí de rodearse de profesionales con mucho talento y visitar las sedes de Google, Netflix e Instagram, entre otras. Recorrieron Mountain View y se dejaron encantar por todo lo que ocurría en Palo Alto y el centro de San Francisco.     Junto a Orange Plate, los proyectos ganadores del RetoEmprende fueron Plastic Air City, Mercacolin, Book For Green y BlindBuy. Cada uno de ellos es patrocinado por un partner, que les propuso una serie de retos de emprendimiento que tenían que resolver. Si Plastic Air Cty tiene como objetivo la creación de mobiliario urbano capaz de limpiar el aire, Mercacolin fomenta el comercio local y Book For Green nos sorprende con su propuesta de reservar habitaciones de hotel a cambio de ayudar al medio ambiente. Por su parte, BlindBuy permite realizar tareas cotidianas para ayudar a personas con discapacidad visual. Todos los proyectos contaron con la ayuda de los equipos ganadores del Reto BigData, que analizaron los retos que les habían propuesto los partners y crearon en conjunto un modelo de datos que ayudará a que las propuestas evolucionen. De este modo, el alumnado también aprendió a trabajar de forma cooperativa, complementándose los unos a los otros y combinando los conocimientos que cada uno había aprendido en sus programas respectivos. Pero quizás el momento más mágico del viaje fue cuando los participantes tuvieron la ocasión de compartir conocimientos, experiencias e inquietudes. La Golden Hour fue ese instante de gloria que todos hemos deseado tener alguna vez. ¿Y es que quién no ha soñado con explicar sus propias fantasías en un lugar emblemático?   A lo largo de toda la semana en la que los participantes estuvieron en San Francisco, no solo presenciaron conferencias, sino que también tuvieron varias experiencias de inmersión. Disfrutaron de la naturaleza en el parque nacional Muir Woods y visitaron el Exploratorium, conocido por ser el museo de la ciencia, el arte y la percepción humana. Allí pasearon durante más de dos horas por varias colecciones que sirvieron de inspiración a los jóvenes. También se adentraron en el enigma de la prisión de Alcatraz, ese lugar oscuro del que trataron escaparse Al Capone, Robert Stroud, George Kelly y muchos otros. Para todos ellos fue una semana repleta de experiencias que difícilmente podrán olvidar, sobre todo esos jóvenes ganadores que han conseguido hacer del mundo un lugar un poco más humano, sostenible y, en definitiva, mejor.

Leer más

Entrevista a David Perkins

Entrevista a David Perkins

¿Qué vale la pena aprender en la escuela?

Deberíamos preguntarnos si lo que enseñamos será útil para la vida que vivirán nuestros estudiantes. Una de las respuestas más importantes tiene que ver no solo con cómo enseñamos, sino qué enseñamos. ¿Enseñamos ideas, conceptos y capacidades que van a contribuir realmente a la vida que probablemente vivirán los estudiantes? Odio decir esto, pero creo que gran parte de lo que solemos enseñar realmente no es útil para la vida de los estudiantes, se pierde, se olvida en dos o tres meses, nunca vuelve a salir a la superficie. Sin embargo, las disciplinas sobre las que enseñamos, como matemáticas, historia, literatura, arte, ciencia…, todas ellas están llenas de conceptos muy ricos que pueden ser útiles para la vida de los estudiantes, pero solo si las impartimos así y solo si seleccionamos las que son realmente generativas.   Las disciplinas sobre las que enseñamos están llenas de conceptos muy ricos que pueden ser útiles para la vida de los estudiantes si hacemos una buena selección. Pongamos por caso las matemáticas avanzadas, por ejemplo, las ecuaciones multilineales. La mayoría del alumnado nunca tendrá la oportunidad de volver a usarlas en su vida. Compárese, por ejemplo, con la estadística y la probabilidad. Las noticias nos bombardean a diario con estadística y probabilidad. Nos enfrentamos a decisiones médicas, a decisiones sobre apuestas, a cuestiones de política pública que intrínsecamente tienen que usar ideas bastante básicas cotidianas de estadística y probabilidad, aunque muy a menudo esta parte de las matemáticas se deja de lado a favor de, por ejemplo, las ecuaciones multilineales.   Necesitamos una visión diferente de la educación en la que prioricemos los contenidos más significativos para el desarrollo de nuestro alumnado. La educación debe ir enfocada a la comprensión, no a la memorización. Es fácil tener mucha información sobre algo y entenderla muy poco. Quizá pueda recitar las leyes de Newton, pero eso no significa que las entienda. Entender es un tipo de rendimiento, se trata de si puedes pensar con lo que sabes sobre algo, si puedes pensar con flexibilidad con lo que sabes sobre algo, si puedes ir más allá de la información facilitada. Supongamos que realmente entiendo las leyes de Newton, eso significa que puedo aplicarlas. La educación se enfoca demasiado en memorizar todos los hechos y muy poco en pensar con esos hechos.   La (r)evolución educativa es trabajar por un aprendizaje significativo Supongo que para mí una revolución educativa debería significar dirigir la educación en muchos aspectos hacia lo que sería más útil para la vida que probablemente vivirán los estudiantes. Esto implica dirigir la educación hacia conocimientos más profundos y a una mayor transferencia del aprendizaje. Significa dirigir la educación hacia la interdisciplinariedad, porque hoy en día casi todos los problemas naturales a los que nos enfrentamos tienen un carácter interdisciplinario. La educación tiende a estar confinada en una visión bastante limitada de la forma en la que funcionan las cosas y qué conceptos deberían aprenderse. Me parece que necesitamos expandirla en varias direcciones, pero siempre teniendo en cuenta la vida que tendrán los estudiantes a los que estamos enseñando.

Leer más

Entrevista a Digna Couso

Entrevista a Digna Couso

STEAM, ciencia para todos

¿Qué es la educación STEAM? La educación STEAM está orientada a desarrollar las competencias de los niños y las niñas, los alumnos y las alumnas en un ámbito global. Intentar que aquellas competencias que normalmente asociábamos a la ciencia, a la tecnología, a la ingeniería, a la matemática se trabajen más juntas, más contextualizadas, y en conexión también con las artes, con la ética, con la filosofía, con la historia.   Apoderar al alumnado para que tome mejores decisiones en el ámbito científico-tecnológico Al final lo que queremos con la educación STEM y STEAM es que los alumnos sean capaces de tomar decisiones del ámbito científico-tecnológico de manera apoderada e informada; es decir, que puedan decidir si esto de vacunarse o no vacunarse es un tema relevante para ellos sin basarse en si ahora está de moda, o si no lo hago porque los científicos lo dicen. Deben tener realmente criterio, entender las evidencias, poder proporcionar argumentos basados en pruebas.   La educación STEAM puede contribuir a que más alumnos se interesen y disfruten de la ciencia STEM es el objetivo, STEAM es una manera de hacer STEM y es una de las mejores maneras de hacerlo. Si se hace bien, es muy creativo porque está más contextualizada; porque, en algunos casos, personas que a lo mejor ya habían decidido que no son del ámbito científico-tecnológico le dan una segunda oportunidad porque llega a través de canales diferentes, por ejemplo, relacionados con la música, con las artes escénicas, con las artes plásticas, pero también con la política, con la historia, con la lengua. Porque vemos que muchos alumnos no tienen ese capital familiar, con familiares cercanos que se dediquen a la tecnología, a la ingeniería, a la ciencia, a las matemáticas o que no tienen ese apoyo familiar. Las matemáticas suelen ser una asignatura que genera incluso ansiedad en algunos alumnos, y no tienen apoyo familiar para hacerlo mejor, o no están cerca de la ciencia, etc. Estos alumnos y estas alumnas, normalmente en este ámbito, no es solo que no se les dé bien, es que no sienten una estima, una atracción, no le dan una oportunidad para ver si de alguna manera pueden contribuir en su vida. La diversidad de perfiles enriquece nuestra ciencia Algunas personas dicen que STEAM es lo que nos va a solucionar la perspectiva de género. No necesariamente. Sería muy duro decir que tenemos que vestir la ciencia de rosa para que guste a las niñas. Eso no es verdad. No hace falta ponerla dentro de un cuadro para que se acerque. Lo que hay que hacer es una ciencia social, contextualizada que guste a todo el mundo. Ni a los niños, ni a las niñas, ni a los que se les da bien ni a los que se les da mal, a todos. Unas matemáticas mucho más en contexto, con muchos menos ejercicios y más problematizadas, que tú tengas que pensar. Y esto a veces se nos olvida, que a los niños les gusta, lo toman como un reto, es un juego. La mayor parte de los problemas matemáticos no dejan de ser un juego de estrategia, y lo mismo con la ingeniería, se pueden crear muchas cosas que tengan utilidad social. Se pueden crear aplicaciones que ayuden con el cuidado personal, que sirvan para relacionarse con otros o para conseguir un mundo más sostenible. Este tipo de contextos atrae más a todos los alumnos, incluidas las chicas. Por eso te digo, no es un tema de STEM o STEAM, es un tema de con qué perspectiva quieres hacerlo. A mí la perspectiva que me atrae, es que, cuando se hace STEAM desde la perspectiva de equidad, es una situación win-win porque más alumnado puede disfrutar y aprender en ese contexto, pero a la vez más alumnado diferente puede tener una oportunidad de llegar a la vida profesional científico-tecnológica. Lo que nos pasa como país es que, en general, en el ámbito científico-tecnológico, tenemos unos perfiles profesionales muy homogéneos. Los ingenieros y los científicos somos muy parecidos unos a otros. Nos gusta el mismo tipo de cosas, tenemos unas capacidades muy desarrolladas en un lado y otras no tanto. Cuanta más gente diversa, que piensa totalmente diferente, que se le dan bien otras cosas, llegue al ámbito científico-tecnológico, más posibilidades tendremos de ser más creativos en el ámbito científico-tecnológico, conseguir mayor calidad y, sobre todo, una ciencia, una tecnología, unas matemáticas con perspectiva de equidad y género. No se trata tanto de hacer STEM o STEAM; sí o no, sino de que la educación científica, tecnológica, matemática que hagamos se enfoque desde la perspectiva de género, de equidad, y conseguir que la ciencia, la tecnología y las matemáticas no sean asignaturas para aquellos que son de una cierta manera, sino que sean algo que consideremos que forma parte de la alfabetización de toda la ciudadanía.

Leer más

Formando ciudadanos del siglo XXI

Formando ciudadanos del siglo XXI

Explorando el lado humano del fenómeno Big Data

El siglo xxi llega con grandes retos, pero también con grandes oportunidades para nuestra sociedad. La digitalización, la inteligencia artificial y la robotización son los futuros retos a los que los jóvenes deberán enfrentarse en los próximos años llenos de incertezas y cambios vertiginosos. Por eso resulta imprescindible que los alumnos de hoy adquieran los conocimientos y las competencias digitales necesarias para ser ciudadanos plenos del siglo xxi. En este sentido, el Datatón del Reto BigData se consolida como una experiencia única de aprendizaje tanto para las escuelas como para los profesores y los alumnos porque los ayuda a usar la tecnología de un modo crítico y reflexivo, y los invita a descubrir todas las oportunidades que ofrece como herramienta de transformación social.         El pasado mes de mayo celebramos con gran éxito la edición 2019 del Datatón del Reto BigData, donde más de 50 jóvenes se dieron cita en Barcelona para resolver un reto en 48 horas: ¿Cómo hacer nuestras ciudades más habitables? A través del análisis de datos, los equipos participantes tuvieron que estudiar a fondo el problema de la contaminación urbana, pues el objetivo era elaborar una propuesta de medidas y soluciones para resolver esta problemática. Por supuesto, estas medidas tenían que fundamentarse en un análisis sólido, basado en datos reales, hecho que los llevó a utilizar más de 80.000 puntos de recogida de datos en tan solo 24 horas. Intensidad, motivación y contextualización son algunos de los aspectos clave de este Datatón, como bien nos explicaba Jordi Villar, profesor de uno de los equipos ganadores del colegio Badalona VII. «Si hay una cosa que hace aprender al alumno es la motivación y la contextualización, es decir, la sensación de que están trabajando en un problema real que necesita soluciones reales.» Y es que la experiencia del Datatón es toda una herramienta para que el alumno se empodere como un ciudadano data consciente y data activo. Una experiencia que no solo potencia la competencia digital, sino que también fomenta el aprendizaje cooperativo, el pensamiento crítico y la competencia comunicativa.

Leer más

EXPERIENCIAS EN EDUCAIXA

ADENTRÁNDONOS EN EL INSPIRADOR MUNDO DE SILICON VALLEY

Así fue la experiencia de los equipos ganadores

Entrevista a David Perkins

¿Qué vale la pena aprender en la escuela?

Entrevista a Digna Couso

STEAM, ciencia para todos

Formando ciudadanos del siglo XXI

Explorando el lado humano del fenómeno Big Data

RETO STEAMXHEALTH : DESPERTANDO VOCACIONES CIENTÍFICAS

Proyectos para la mejora de la salud y nutrición

El Reto STEAMXHEALTH desde la experiencia de los profesores

Mejorando la salud y la nutrición

Transformando estudiantes, transformando su futuro

El reto de emprender