Descripción

El uniforme escolar es la indumentaria que el alumnado debe vestir en el centro educativo. Los uniformes varían desde los muy formales (con chaleco) hasta los más informales (solo una sudadera). La rigurosidad con la que se aplica la política de uniforme varía de un centro a otro.

¿Qué eficacia tiene?

Existe la creencia generalizada en muchos países de que el uniforme escolar fomenta el desarrollo de unos valores éticos en el conjunto del centro educativo y, por tanto, promueve la disciplina y la motivación. Sin embargo, no hay evidencias sólidas de que la introducción de un uniforme escolar vaya a mejorar, por sí mismo, el rendimiento académico, la conducta o la asistencia escolar. Algunos estudios indican cambios en estos resultados después de la introducción de una política de uniforme escolar. Sin embargo, en estos casos, el uniforme solía ser un factor entre varias medidas de mejora, tales como cambios en la política de conducta u otros aspectos de la enseñanza y el aprendizaje. Así pues, no se puede afirmar que los cambios en los resultados se debiesen a la introducción de un uniforme.

Existen cuestiones culturales sobre la percepción que se tiene del uniforme escolar que desempeñan un papel importante a la hora de determinar su aceptación y cumplimiento por parte del alumnado. Hay indicios de que los uniformes escolares gratuitos mejoran la asistencia en zonas con un índice muy elevado de pobreza, pero no parece ser así en todos los casos. En algunas culturas, los uniformes escolares se asocian a normas y a la pérdida de individualidad, por lo que conviene tener cuidado cuando se generaliza a partir de estudios en diferentes contextos.

¿Qué fiabilidad tienen las evidencias?

No existen revisiones sistemáticas ni metaanálisis de estudios bien controlados sobre la política de uniforme escolar. Las evidencias se basan principalmente en estudios correlacionales que han comparado el rendimiento de centros educativos con uniforme con el rendimiento de otros que no lo utilizan, o que han analizado la trayectoria de mejora de un centro después de la introducción del uniforme escolar.

Uno de los problemas en la interpretación de estas evidencias es que los centros en circunstancias difíciles a menudo eligen una política de uniforme escolar como parte de un conjunto más amplio de medidas de mejora. Las revisiones y análisis más rigurosos no han podido establecer un nexo causal hasta el momento, pero especulan que la adopción de una política de uniforme puede aportar un compromiso simbólico y público con la mejora de la escuela.

Coste

Los costes para los centros asociados a la introducción de un uniforme escolar son muy bajos. Normalmente, es la familia la que debe comprar la ropa necesaria y, por tanto, la que sufraga estos costes.

¿Qué se debe tener en cuenta?

Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. Resulta poco probable que llevar uniforme, por sí solo, mejore el aprendizaje, pero se puede incorporar con éxito a un proceso más amplio de mejora escolar que incluya el desarrollo de unos valores éticos escolares y la mejora de la conducta y la disciplina. Si se tiene previsto poner en marcha una política de uniforme, ¿se ha planteado cómo incluirla en una política educativa más amplia que mejore el aprendizaje?

  2. Existe una creencia generalizada de que el uniforme escolar propicia mejoras en la conducta del alumnado. Es importante recordar que la mejora de la conducta, por sí sola, no necesariamente conduce a una mejora del aprendizaje, aunque puede ser una condición previa importante (véase intervenciones sobre la conducta).

  3. El compromiso del personal para respaldar y aplicar una política de uniforme es fundamental para que se ponga en práctica con éxito.

CONTENIDO COMPLEMENTARIO

¿QUIERES QUE TE AVISEMOS DE EVIDENCIAS SIMILARES?