Todo es Sol

Interactivo

Recomendado para:
  • Bachillerato y ciclos formativos
  • ESO
Área de conocimiento:
  • Ciencias de la naturaleza - Biología y Geología
Categoría
Contenido didáctico
Formato
Recurso interactivo
Duración aproximada
00:30:00 minutos
Idioma
Castellano
Autor
Obra Social “la Caixa”
Derechos de autor
Obra Social “la Caixa”
Año
2014
Licencia
$licenseAlt
Descargando audio...

Este recurso didáctico está dedicado al efecto de las radiaciones energéticas del Sol sobre la Tierra y destaca su fundamental importancia para la vida.

El interactivo se subdivide en dos bloques. El primero se centra en analizar una serie de recursos energéticos que, aunque indirectamente, dependen del Sol en última instancia. Es el caso de la energía eólica, que está basada en el viento: un fenómeno atmosférico que tiene que ver con la convección térmica de corrientes de aire, a su vez consecuencia directa del efecto del Sol. O también es el caso de la energía hidráulica, un recurso energético que se fundamenta en distintos efectos de condensación relacionados con el ciclo del agua, fenómeno también producido por las radiaciones solares.

Probablemente sea la fotosíntesis una de las formas más evidentes de aprovechar la energía del Sol, pues este proceso bioquímico posibilita el desarrollo de las plantas a partir de materia inerte, como el CO2 o el agua. Esta capacidad singular sitúa siempre a las plantas como un elemento clave de una cadena trófica. Por su parte, el uso para fines energéticos que el ser humano hace de hidrocarburos como el petróleo, el gas, y también del carbón, no deja de ser otro recurso que procede indirectamente de la energía solar, pues gas, petróleo y carbón son productos de la transformación de seres vivos que existieron hace millones de años.

El segundo bloque de este recurso se dedica a la forma en la que el Sol irradia su energía sobre la Tierra. La orientación de la Tierra hace que la zona próxima al ecuador reciba las radiaciones solares de una forma mucho más directa que los polos, en los que el Sol incide mucho más tangencialmente. Las diferencias entre las distintas estaciones del año son particularmente acusadas en las zonas llamadas templadas, que corresponden a las situadas entre los trópicos y los círculos polares.

  • Destacar las diferentes formas de aprovechar la energía del Sol.
  • Presentar la fotosíntesis como una forma fundamental de aprovechar la energía solar.
  • Identificar las distintas zonas de la Tierra en función de la recepción de radiaciones solares.

  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

Descripción del recurso

Este recurso didáctico está dedicado al efecto de las radiaciones energéticas del Sol sobre la Tierra y destaca su fundamental importancia para la vida.

El interactivo se subdivide en dos bloques. El primero se centra en analizar una serie de recursos energéticos que, aunque indirectamente, dependen del Sol en última instancia. Es el caso de la energía eólica, que está basada en el viento: un fenómeno atmosférico que tiene que ver con la convección térmica de corrientes de aire, a su vez consecuencia directa del efecto del Sol. O también es el caso de la energía hidráulica, un recurso energético que se fundamenta en distintos efectos de condensación relacionados con el ciclo del agua, fenómeno también producido por las radiaciones solares.

Probablemente sea la fotosíntesis una de las formas más evidentes de aprovechar la energía del Sol, pues este proceso bioquímico posibilita el desarrollo de las plantas a partir de materia inerte, como el CO2 o el agua. Esta capacidad singular sitúa siempre a las plantas como un elemento clave de una cadena trófica. Por su parte, el uso para fines energéticos que el ser humano hace de hidrocarburos como el petróleo, el gas, y también del carbón, no deja de ser otro recurso que procede indirectamente de la energía solar, pues gas, petróleo y carbón son productos de la transformación de seres vivos que existieron hace millones de años.

El segundo bloque de este recurso se dedica a la forma en la que el Sol irradia su energía sobre la Tierra. La orientación de la Tierra hace que la zona próxima al ecuador reciba las radiaciones solares de una forma mucho más directa que los polos, en los que el Sol incide mucho más tangencialmente. Las diferencias entre las distintas estaciones del año son particularmente acusadas en las zonas llamadas templadas, que corresponden a las situadas entre los trópicos y los círculos polares.

Objetivos

  • Destacar las diferentes formas de aprovechar la energía del Sol.
  • Presentar la fotosíntesis como una forma fundamental de aprovechar la energía solar.
  • Identificar las distintas zonas de la Tierra en función de la recepción de radiaciones solares.

Competencias a adquirir

  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

Materiales del recurso