Imagina que puedes darle una segunda vida a todo lo que desechas. Por ejemplo, piensa en esa vieja camiseta que está llena de agujeros, o en el montón de folios que solo están escritos por una cara. Piensa también en una pieza de fruta, concretamente en la naranja, y es que, aunque pueda parecerte extraño, su cáscara también la podemos utilizar. Así nace Orange Plate, una iniciativa que busca reducir el impacto del plástico sobre nuestras vidas al elaborar platos con cáscaras de naranja. A diferencia de los cartones y los plásticos de un solo uso, se desintegran al cabo de seis meses, lo que permite reducir la huella humana en mares y océanos. Y es que los datos son abrumadores: cada año acaban en las inmensidades marinas unos ocho millones de toneladas de plástico, un material que puede tardar años o incluso siglos en desaparecer. Sin ir más lejos, aquí en España el 30% de los plásticos usados no se recicla porque no estamos lo suficientemente concienciados. Como consecuencia, hay una mayor contaminación de los espacios naturales y mueren miles de seres vivos.

Detrás de Orange Plate hay cinco estudiantes de 4º de la ESO del Instituto Pere Calders de Cerdanyola del Vallès. Son Anna Martínez, Emma Martínez, Jorge Román, Pol Marín y Paula Pavón. Los cinco están convencidos de que aún queda mucho por hacer en torno al medio ambiente. Explican que el proyecto nace tras reflexionar sobre las necesidades que hay en el planeta; fue en ese momento cuando se dieron cuenta de que en un año se eliminarán los plásticos de un solo uso, por lo que buscaron una alternativa.

El plato tiene la misma forma y tamaño que uno de un solo uso elaborado con plástico o cartón. La diferencia está en los materiales usados para fabricarlo: 30 gramos de almidón de maíz, 1 taza y media de agua, 1 cucharada de vinagre blanco, 1 cucharada de glicerina vegetal y cáscara de naranja. Está creado para poder ser usado por todos los públicos.

Pero ¿por qué la naranja? Como todos sabemos, se trata de una fruta muy abundante en España; solo la zona de la Comunidad Valenciana ha producido más de cuatro millones de toneladas de naranjas en la cosecha de 2018-2019. Como consecuencia de esa gran producción, cada año se malgastan doscientas toneladas de cáscara de naranja en España, ¿y qué mejor forma de combatirlas que reutilizándolas? Los jóvenes impulsores de Orange Plate lo tienen muy claro: como actualmente estamos bastante concienciados con el medio ambiente, nos daremos cuenta de que podemos ayudarlo con el simple gesto de comprar este plato. O como dicen ellos, "disfruta con el plato de fruta”. Además, la piel de la naranja huele muy bien y tiene una acción desinfectante, cicatrizante y antibacteriana; también es rica en vitamina C.

Orange Plate es uno de los cinco proyectos elegidos del RetoEmprende de EduCaixa. Junto con un grupo de jóvenes y profesores, sus creadores viajaron a Silicon Valley para hacer evolucionar la propuesta. Allí, en plena cuna de la innovación y gracias a empresas como Netflix o Google pudieron empaparse de talento e inspirarse en soluciones para dar viabilidad a su producto.

RetoEmprende es una iniciativa del Programa Jóvenes Emprendedores que quiere fomentar la creatividad, la iniciativa y la cooperación de los alumnos. Cada año premia los mejores proyectos innovadores ofreciendo a sus jóvenes creadores la oportunidad de participar en un Campus de emprendimiento y en un viaje formativo a Silicon Valley.

Descubre la experiencia RetoEmprende desde el principio.

Y si tú también tienes una idea innovadora y quieres desarrollarla desde tu escuela o instituto, echa un vistazo a nuestro RetoEmprende.