Descripción

La participación en actividades artísticas se define como la realización actividades artísticas y creativas, como danza, teatro, música, pintura y escultura. Estas actividades pueden impartirse como parte del currículo o como actividad extraescolar.

La participación se puede organizar en forma de actividades periódicas semanales o mensuales o en programas más intensivos, como escuelas de verano o campamentos. Si bien estas actividades tienen un valor pedagógico en sí mismas, este artículo del Toolkit se centra en los beneficios que se obtienen de la participación en actividades artísticas para lograr objetivos académicos básicos.

¿Qué eficacia tiene?

En general, el impacto de la participación en actividades artísticas en el aprendizaje académico parece ser positiva pero escaso. Se ha identificado una mejora en los resultados obtenidos en las áreas de lengua, matemáticas y ciencias. Se han observado beneficios tanto en los centros de educación primaria como de secundaria, siendo mayores los beneficios, de media, en estudiantes más jóvenes y, en algunos casos, en alumnado desfavorecido.

Hay algunas actividades artísticas que se vinculan con mejoras en resultados específicos. Por ejemplo, algunos estudios indican una relación positiva entre la música y la percepción espacial y entre el teatro y la escritura.

Las investigaciones también coinciden en indicar beneficios más generales, como actitudes más positivas frente al aprendizaje y una mejora del bienestar.

¿Qué fiabilidad tienen las evidencias?

Existen varios estudios sistemáticos y metaanálisis que han revelado que la participación en actividades artísticas aporta beneficios de poca relevancia. La cifra correspondiente al progreso de dos meses refleja este patrón de resultados. La calidad de las evidencias se valora como moderada porque, si bien existen cinco estudios basados en estudios experimentales, las magnitudes del efecto son muy diversas.

Coste

Los costes varían considerablemente, desde cuotas anuales reducidas para los grupos de teatro juveniles o los grupos de danza para jóvenes que se abonan por sesión, a la matrícula de enseñanza musical de calidad con un coste elevado por hora. En general, se calcula que los costes son bajos.

¿Qué se debe tener en cuenta?

Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. Las evidencias de los estudios revelan una gran variedad de efectos a partir de los programas analizados. ¿Qué relación existe entre la intervención artística elegida y los resultados que se quieren mejorar, y cómo se sabrá si ha funcionado?

  2. Parece que es más fácil que el alumnado más joven logre mejoras en el aprendizaje.

  3. Las evidencias que respaldan el impacto académico de aprender a tocar un instrumento son especialmente prometedoras.

  4. Las metodologías basadas en las artes pueden ofrecer una vía para que estudiantes de más edad se vuelvan a implicar en el aprendizaje, pero esto no siempre se traduce en un mayor rendimiento académico. ¿Cómo se aprovechará este mayor compromiso para mejorar la enseñanza y el aprendizaje que recibe este alumnado?

  5. Las intervenciones relativas a actividades artísticas tienen un valor pedagógico en sí mismas, pero, de media, no son una forma muy eficaz de mejorar el rendimiento académico básico.

¿QUIERES QUE TE AVISEMOS DE EVIDENCIAS SIMILARES?