· La revista académica Best Evidence of Chinese Education publica un monográfico sobre las estrategias de enseñanza on-line que han mantenido viva la educación en China durante más de un mes con las aulas cerradas por la epidemia de coronavirus (enlace).

· Uno de sus artículos profundiza en la autonomía de aprendizaje en el alumno y en el papel de guía del docente.

El pasado 15 de marzo, la revista Best Evidence of Chinese Education (edición china del Best Evidence in Brief) dedicó un monográfico a la respuesta dada por el gobierno chino a la suspensión prolongada de las clases en lo que se convirtió en “la actividad educativa on-line de mayor alcance de la historia de la humanidad”, según define el editorial de la publicación.

‘School’s Out, But Class In’ fue el nombre dado a la campaña creada por el Ministerio de Educación chino para embarcar a sus 270 millones de estudiantes y sus casi 20 millones de centros educativos (incluidas universidades) en un nuevo sistema de educación a distancia, básicamente on-line (enlace) y reforzado por la televisión para llegar hasta el último rincón rural del gigante asiático.

Dos de los informes de la citada publicación profundizan en el cambio de paradigma que experimentaron los roles del alumno y el docente (ver informes originales: 1 y 2). La enseñanza on-line, advierten los investigadores chinos, no es posible si el alumno no adquiere capacidad de aprendizaje autónomo. Para ello, inciden, es preciso que el profesor cambie su manera de enseñar y sea un guía enfocado en desarrollar esas habilidades.

Los informes centrados en la experiencia de dos centros de educación secundaria –en las provincias de Zhenjiang y de Henan– arrojaron las siguientes conclusiones sobre la autonomía de los estudiantes para llevar a cabo su aprendizaje en casa:

- La enseñanza on-line debe ir acompañada de un completo sistema de orientación sobre la manera de trabajar en cada asignatura, así como de los materiales que van a emplearse. Sin esa guía, la enseñanza on-line no es posible.

- El docente debe reiterar los objetivos de cada sesión antes, durante y al término de cada lección on-line.

- El docente debe formular una serie de preguntas en torno al contenido de cada sesión para inducir la búsqueda de respuestas por parte de los alumnos. Se trata de propiciar el paso de un aprendizaje pasivo (me dan las respuestas) a un aprendizaje activo y autónomo (debo buscarlas). El profesor debe dar protagonismo al estudiante y este debe asumirlo.

- La enseñanza telemática requiere materiales de autoaprendizaje específicos que planteen a los estudiantes objetivos claros y pasos específicos. Si no, no es posible que desarrollen una autonomía de aprendizaje.

- Debido a esa carencia, el docente debe diseñar un protocolo para su asignatura que defina claramente los nuevos objetivos generales, así como los objetivos de cada unidad y cada clase (en caso de que pueda dar clases on-line) en función del nivel y las características de sus alumnos. Previamente todos los docentes de cada materia deben haberse puesto de acuerdo para asegurar la coherencia dentro de cada materia entre los diferentes cursos.

- Hay que limitar a pequeñas cantidades los deberes sobre cada lección, los alumnos deben poder enviarlos a su profesor y es imprescindible que este les dé feedback sobre la tarea realizada cada día.

La investigación en la escuela secundaria de Zhenjiang también habla de las dificultades encontradas por los estudiantes en el desarrollo de su autonomía:

- Una encuesta reveló que el 18,7 % de los estudiantes no tenía ni ordenador, ni teléfono móvil, ni iPad, que la señal de telefonía era débil para el 38,8 % y que el 31 % tenía problemas con el tiempo de uso de los dispositivos disponibles en el hogar, ya que varias personas lo necesitan a lo largo día. Eso hizo imposible la implementación de un sistema integral de clases on-line y hubo que recurrir a otras fórmulas no del todo satisfactorias.

- Los libros de texto on-line, y la mayoría de los recursos escolares on-line –diseñados bajo los mismos principios que los libros de texto– no responden a los nuevos estándares de aprendizaje autónomo en casa.

- Ver vídeos y realizar ejercicios sobre los temas de dichos vídeos no garantiza el aprendizaje.

Pero en este nuevo paradigma de enseñanza y aprendizaje “en casa” hay un tercer protagonista, que es la familia. Sobre todo, en la enseñanza primaria, nos encontramos ante un sistema inédito de “coeducación” que aborda otro de los estudios publicados por el Best Evidence of Chinese Education y del que te hablamos aquí (enlace).

Best Evidence of Chinese Education es la edición china de Best Evidence in Brief, la publicación científica que recoge las evidencias educativas internacionales más significativas, que divulgamos periódicamente en la web de EduCaixa. La edición de Best Evidence in Brief corre a cargo de dos prestigiosas instituciones en el campo de la investigación sobre educación: el Institute for Effective Education de la Universidad de York (Reino Unido) y el Center for Research and Reform in Education de la Universidad Johns Hopkins (EE. UU.).

Banners---Escuela_China_II---1368x504px.jpg