[Haz clic para ver la infografía completa]

Enseñar mejor, ser más eficientes, desarrollar cerebros motivados para aprender… Adaptar, en definitiva, el aprendizaje al siglo XXI. Y para hacerlo, servirnos de los avances en la neurociencia. Una disciplina que reúne a investigadores y docentes para aplicar a la escuela los descubrimientos sobre cómo aprende el cerebro.

Algunos hablan de “la era de la neuroeducación”; lo cierto es que esta disciplina respalda con base científica algunas de las innovaciones pedagógicas que estamos viviendo. Y pone de relieve que la emoción (curiosidad, sorpresa, sentimiento, motivación) es el motor principal del aprendizaje. Te lo contamos en la infografía:

Más información:

Neuroeducación: nuevo paradigma basado en el funcionamiento cerebral

Francisco Mora: “Hay que acabar con el formato de clases de 50 minutos”

Educar con cerebro, artículo de Cristina Sáez