Descripción

Las intervenciones en edades tempranas o en la primera infancia pretenden garantizar que el alumnado de corta edad tenga experiencias educativas preescolares o en la guardería que le preparen para el colegio y el éxito académico.

Las investigaciones que se reseñan en este artículo se centran en el impacto de «paquetes» de educación a edades tempranas (conocidos como «programas de varios componentes») en lugar de intervenciones individuales en edades tempranas. Muchos de los programas y metodologías analizadas se centran en alumnado desfavorecido y algunos también ofrecen apoyo a las familias.

¿Qué eficacia tiene?

En general, las evidencias sugieren que las estrategias educativas en edades tempranas y preescolares tienen efectos positivos, aportando, de media, un progreso de cinco meses adicionales. La metodología parece ser especialmente beneficiosa para niños y niñas de familias con bajos ingresos.

Una vez iniciada la enseñanza en edades tempranas, aumentar su calidad, por ejemplo, formando al personal para que mejore la interacción con los niños y niñas, parece ser más prometedor que aumenta la cantidad de enseñanza impartida (aumentando las horas de enseñanza al día) o que cambiar el entorno físico de aprendizaje en edades tempranas.

En la mayoría de estudios, el impacto en el rendimiento escolar suelen disminuir con el tiempo, aunque este tiempo varía según la metodología. Por esta razón, incluso las intervenciones educativas que son eficaces para disminuir la brecha existente en el rendimiento escolar entre el alumnado desfavorecido y el resto no serán suficientes para evitar la brecha que se volverá a abrir en años posteriores. Cuando se han observado efectos en la actitud ante la escuela, estas suelen ser más duraderas.

¿Qué fiabilidad tienen las evidencias?

Existen varias revisiones sistemáticas y metaanálisis que han analizado el impacto de las intervenciones educativas en edades tempranas. Sin embargo, la mayoría proceden de Estados Unidos, un país en el que los niños suelen empezar el colegio a una edad relativamente tardía.

Coste

Es comprensible que los costes sean muy elevados, ya que la ratio entre docente y alumnado en la enseñanza preescolar tiende a ser mayor que en las clases de los centros de enseñanza reglada. Las intervenciones familiares tienen igualmente costes elevados.

¿Qué se debe tener en cuenta?

Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. Es esencial ofrecer una educación de gran calidad impartida por personal bien cualificado y formado.

  2. Es más probable que la educación sea de calidad si se caracteriza por el desarrollo de relaciones positivas entre el personal y los niños y niñas, y por su participación en actividades que favorecen la prelectura, el desarrollo de conceptos numéricos iniciales y el razonamiento no verbal.

  3. Es más probable que la asistencia escolar prolongada (un año o más) y a una edad de inicio más temprana (tres años) tenga un mayor impacto que periodos más breves con un inicio más tardío, lo que aporta menos beneficios de media.

  4. Los niños y niñas desfavorecidos se benefician de los programas de gran calidad, sobre todo, cuando estos incluyen una mezcla de alumnado de diferentes condiciones sociales y un fuerte componente educativo.

¿QUIERES QUE TE AVISEMOS DE EVIDENCIAS SIMILARES?