Hacia una educación STEAM inclusiva

educaixa-search Portlet

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Esta semana celebramos el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una fecha especial en la que reconocemos los grandes aportes que las mujeres han realizado para el avance del conocimiento a lo largo de la historia. Es también un día en el que miramos hacia las disciplinas científicas, con el objetivo de reflexionar y analizar la brecha de género que tradicionalmente encontramos en ellas.

Según los datos de la UNESCO (2014-2016), solo el 30% de las estudiantes universitarias selecciona campos relacionados con STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). A escala mundial, la tasa de estudiantes femeninas es particularmente baja en TIC (3%), ciencias naturales, matemáticas y estadística (5%) y, en ingeniería, manufactura y construcción (8%). Las causas de esta brecha se encuentran, sin duda, en una multitud de influencias culturales, económicas y políticas, que han impedido o han dificultado la participación de las mujeres en la ciencia.

 

¿Cómo podemos fomentar la participación de las mujeres en la ciencia?, ¿cómo podemos, desde las escuelas, contribuir al cierre de la brecha?

 

 

Digna Couso, directora del Centre de Recerca per a l’Educació Científica i Matemàtica (CRECIM) y experta en didáctica de las matemáticas y las ciencias, explica que es necesario transformar la práctica educativa en torno a las asignaturas STEM para hacer que sean más participativas, inclusivas y contextualizadas. Es aquí donde la inclusión de la “A”, de artes, cobra importancia. La educación STEAM toma cada vez más fuerza como herramienta en la alfabetización cientificotecnológica del alumnado. Estudiar y practicar las disciplinas científicas de manera conjunta con las artes, la historia, la economía y la política hace que el proceso de aprendizaje-enseñanza sea más integral e inclusivo.

 

Según Couso, no es necesario cambiar la enseñanza para el gusto de las mujeres, o cualquier otro grupo que actualmente esté menos representado. Principalmente porque la noción de una ciencia para mujeres no tiene sentido ni fundamento alguno. Existe una gran diversidad de perfiles e intereses del alumnado. Precisamente, en esa diversidad se encuentra un gran potencial. Tradicionalmente, las ciencias se han caracterizado por ser un ámbito muy homogéneo en cuanto a los perfiles que estudian y trabajan en él. Por lo tanto, Couso explica que lo importante es fomentar una práctica educativa abierta y diversa que motive tanto a hombres como a mujeres, que motive tanto a aquellos que tienen una facilidad e interés innatos por estos campos como a aquellos que quizá ya han decidido que el ámbito cientificotecnológico no es lo suyo.

 

La diversidad cultural, social y de género puede aportar mucho al avance de la ciencia, ya que la interacción de perspectivas y prácticas diferentes suelen ser formas innovadoras de afrontar los problemas. La transformación educativa se trabaja día a día, y una parte clave de esta es brindar una educación STEAM para todos.

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

¿QUIERES QUE TE AVISEMOS DE ACTUALIDADES SIMILARES?

educaixa-valoraciones Portlet

-/5

Valoración media global

Basado en 0 valoraciones

¿HAS PARTICIPADO?

Aplicaciones anidadas

Consentimiento GDPR