La semana pasada hablábamos del Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) como uno de los elementos que protagonizan el paradigma educativo del siglo XXI. Otra de las denominadas metodologías activas es el aprendizaje cooperativo, muy vinculado también al ABP.

En el aprendizaje cooperativo los alumnos son protagonistas a través de grupos de trabajo: en el seno del grupo aprenden, enseñan, evalúan y se ayudan entre ellos. Lejos de la clase magistral, el profesor es una herramienta más de ese aprendizaje y tiene un objetivo básico: enseñar a aprender.

Uno de los máximos impulsores del aprendizaje cooperativo es el psicólogo norteamericano Robert E. Slavin. Director del Center for Research and Reform in Education de la John Hopkins University e impulsor del programa ‘Success for All' (EUA), Slavin participó recientemente en una sesión de ‘Qué funciona en educación', de la Fundació Jaume Bofill e Ivàlua. En eduCaixa, tuvimos el privilegio de hablar con él: