Así viven el Reto STEAMxHealth los profesores que acompañan a los alumnos ganadores

Una de las cosas que nos diferencia de los animales es la capacidad de diseñar nuevos modos de vida. En general apostamos por aquellos que son más saludables y que mejor se adaptan a nuestras necesidades, sobre todo si hay factores que están en riesgo. Y, aunque a menudo creemos que solo los científicos pueden mejorar el mundo, lo cierto es que es una tarea que está al alcance de todos. Desde la comunidad educativa somos testigos de cómo los alumnos están haciendo una gran labor para mejorar el planeta, ya sea mediante la implantación de nuevas medidas medioambientales o mediante la detección de enfermedades. Por ello, desde el Reto STEAMxHealth “Nutrición: alimentación inteligente”, queremos hablaros de esos jóvenes de hoy que pueden ser los científicos del mañana. Su emprendimiento y espíritu de superación demuestran que es posible diseñar nuevos modos de vida, sobre todo gracias al uso de la ciencia como herramienta de transformación social.

 

¿Pero qué es el Reto STEAMxHealth?

 

Se trata de una iniciativa del programa STEAMxChange de EduCaixa desde la que se quiere enriquecer la vocación y la cultura científica del alumnado.

La técnica de trabajo consiste en usar el método científico desarrollando proyectos de investigación participativa centrados en mejorar la nutrición saludable para beneficiar a la propia comunidad (escuela, ciudad, provincia, etc.).

Recientemente ha culminado la primera edición con un evento de cinco días en CosmoCaixa Barcelona en el que los diez equipos finalistas pudieron participar en talleres formativos y conferencias para seguir trabajando en los proyectos presentados.

 

Así nos lo cuentan los profesores

Los profesores que acompañaron a sus alumnos en este viaje repleto de aprendizajes académicos y vivenciales explican que, en todo momento, han sido conscientes de la necesidad de trabajar con los alumnos el método científico y la responsabilidad social. Los proyectos del alumnado se centraban en dar respuesta a una serie de preguntas que los docentes les habían planteado: ¿cómo podemos mejorar la nutrición para fomentar dietas más sostenibles y saludables a partir de la ciencia?, ¿cómo podemos mejorar la sostenibilidad ambiental de los sistemas de alimentación? Estas cuestiones se convirtieron en la base del aprendizaje de los alumnos. El objetivo final era que valorasen el poder de la ciencia como un eje de transformación social. Darse cuenta de cómo mejora nuestras vidas es tan solo el principio para que podamos experimentar con ella. ¿Y qué mejor forma de empezar que conociendo de primera mano cómo trabajan los científicos?

Alejandro Méndez, alumno del Colegio Salesiano Santo Ángel (Avilés), habla del objetivo final que tenían durante el Reto: “mentalizar a la gente sobre la nutrición”. Una idea similar a la que defiende la alumna Malena Camps, del Colegio Pío XXII (Palma de Mallorca): “cambiar la visión de la sociedad respecto a los transgénicos”. Junto con el resto de compañeros fueron al acelerador de partículas; explican que allí había ingenieros, matemáticos, físicos… También estaba el químico Pere Castells. Con él llevaron a cabo un taller en el que aprendieron a hacer esferificaciones y aplicaron así la química al ámbito de la cocina. Una experiencia que, como explica Malena Camps, les permite “ver cómo trabaja un científico de verdad”.

Aunque la visión de los alumnos es fundamental, los profesores también reflexionaron sobre la experiencia del Reto STEAMxHealth. Marta Bug es una de las profesoras del Instituto de Alella (Barcelona) que ha acompañado a los alumnos en el proyecto y destaca la oportunidad que estos tuvieron de estar en un centro como CosmoCaixa, que es un núcleo del conocimiento, así como la de conocer centros de investigación y a personas que forman parte del ámbito científico.

Por su parte, Belén Martínez (Colegio Concepcionistas Burgos) señala la importancia de salir de lo curricular y atreverse a hacer cosas diferentes, aportando más pasión al ámbito de la educación.

En cambio Beñat Erezuma (IES Miguel de Unamuno, Bilbao) pone el énfasis en la capacidad de ver la ciencia desde una perspectiva lúdica y Lourdes Centeno (Instituto Verdaguer, Barcelona) señala el hecho de compartir una misma experiencia con gente de otras comunidades.

Todos ellos están convencidos de que tanto la misión como la estructura y los contenidos del Reto han calado muy positivamente en el alumnado, lo que ha convertido al Reto STEAMxHealth en una experiencia única que va más allá de lo académico.

 

Descubre más sobre el Reto STEAMxHealth.

 

Y ahora, ¿sigues pensando que solo los científicos pueden mejorar el mundo?