El consumo humano de energía social

educaixa-search Portlet

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Datos básicos

    •  
    • Nivel educativo
    • Bachillerato y ciclos formativos | ESO
    •  
    • Área de conocimiento
    • Tecnología y Matemáticas | Ciencias de la naturaleza - Física y Química
    •  
    • Competencias
    • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología
    •  
    • Idioma
    • Castellano
    •  
    • Duración
    • 00:05:04 minutos
    •  
    • Año
    • 2013
    •  
    • Autor
    • Obra Social “la Caixa”
    •  
    • Licencia
    • Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España

Descripción

En este vídeo, el profesor Pedro Gómez-Romero analiza la evolución histórica del consumo de energía "exosomática", la que se utiliza para mantener una sociedad estructurada.

El alumnado descubrirá que, en sociedades industriales modernas, esta energía puede llegar a ser hasta 100 veces mayor que el gasto en energía "somática", la que necesitamos para mantener nuestro cuerpo vivo, y que se correspondería con los modelos de sociedades; más primitivas, sin apenas función social.

Objetivos

· Diferenciar entre energía somática y energía exosomática.
· Relacionar el consumo de energía a lo largo de la historia con las revoluciones industriales.
· Reflexionar de forma crítica sobre el modelo de consumo de energía actual.

Competencias

Competencias a adquirir

  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

 

 

Materiales y descargas

DESCARGAR TODO

Ejemplos de uso

Después de ver el vídeo, se repasa el significado de la energía somática y la exosomática. A continuación, se pide al alumnado que elabore un listado de diferentes momentos del día a día en los que creen que consumen cada tipo de energía. Se recomienda hacer hincapié en prestar atención a gastos energéticos no asociados directamente al consumo (como los de la manufactura de los objetos que usamos), que también deberían contabilizarse de manera proporcional. Por ejemplo, si los alumnos están analizando la actividad de "Hacer la merienda", deberán tener en cuenta el coste energético de fabricar cada uno de los utensilios necesarios para elaborarla (plato, cuchillo, mesa, etc.) dividido por el promedio de días de vida útil de estas herramientas y por el número de personas que las usan.

Tras una puesta en común, el ejercicio puede dar paso a un debate, en el que se traten los temas siguientes:
· ¿Podemos reducir el gasto de energía exosomática sin ver reducida nuestra calidad de vida? ¿Cómo?
· ¿En qué puede beneficiarnos, a título individual, la reducción en el consumo de la energía exosomática? ¿Y socialmente?

Como actividad transversal y a largo plazo, tras el debate, el grupo clase puede establecer tres o cuatro actuaciones que puedan minimizar el consumo energético en el instituto, y planificar por grupos cada uno de estos objetivos.

OTRA INFORMACIÓN DIDÁCTICA

En la conferencia recogida en el vídeo, el profesor y químico Pedro Gómez-Romero define dos conceptos relevantes para su comprensión:

· Energía "exosomática": la que se utiliza para mantener su sociedad estructurada.
· Energía "somática": la que necesitamos para mantener nuestro cuerpo vivo, y que se correspondería con los modelos de sociedades; más primitivas, sin apenas función social.

Para más información, se recomienda consultar:
Gómez-Romero, P. (2007) Un planeta en busca de energía. Madrid: Ed. Síntesis.

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

¿QUIERES QUE TE AVISEMOS DE RECURSOS SIMILARES?

educaixa-valoraciones Portlet

-/5

Valoración media global

Basado en 0 valoraciones

¿HAS PARTICIPADO?

Aplicaciones anidadas

Consentimiento GDPR