El clima del Ártico

Las cuatro estaciones en la región ártica

Interactivo

    • Descripción del recurso

       

      Este recurso permite conocer los rasgos diferenciales del clima ártico y cómo estos influyen en el clima de toda la Tierra. Además de explicar qué sucede a lo largo de todo el año en este lugar (mediante la presentación de pantallas sucesivas que corresponden a las diferentes estaciones), también se destacan los cambios que se pueden producir como consecuencia del calentamiento global. El microsite muestra como estas transformaciones afectan al Ártico y también al resto del planeta.

    • Objetivos didácticos

      - Conocer las particularidades del clima ártico. 

      - Relacionar el calentamiento global con los cambios del clima ártico y a la vez constatar cómo estos cambios influyen en el conjunto del planeta. 

    • Competencias a adquirir

      • Competencia en comunicación lingüística
      • Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico
      • Tratamiento de la información y competencia digital

    • Otras informaciones didácticas

       

      A causa de su latitud, la radiación solar que recibe la región ártica puede variar mucho de verano a invierno. Durante los meses estivales, aparece el fenómeno llamado «sol de medianoche», que se caracteriza por la presencia ininterrumpida de la luz solar durante las 24 horas del día. No obstante, las temperaturas, obviamente más altas en verano que durante el resto del año, no llegan a subir demasiado y se mantienen sobre una media de unos 0 ºC. Aunque el Ártico recibe mucha luz solar durante este periodo de tiempo, retiene muy poca cantidad a causa del efecto albedo. El albedo es el porcentaje de radiación solar que una superficie terrestre retorna a la atmósfera. Como el Ártico está cubierto en gran parte de nieve y hielo y, por lo tanto, es de color blanco, devuelve mucha energía, casi el 90%, y retiene muy poca. Esto es muy beneficioso para el resto del planeta, ya que al tener este albedo tan elevado, contribuye a enfriar el ambiente global y a compensar el calor que absorben otras regiones con una superficie terrestre más oscura.

       

      Habitualmente, el aumento de las temperaturas en verano siempre había hecho que parte de la nieve y el hielo del Ártico, acumulados durante el otoño y el invierno, se derritiera durante esta época del año. El problema es que el calentamiento global hace que la cantidad de nieve y hielo fundidos sea cada vez más grande y se prevé que, en pocos años, el hielo marino desaparezca del todo durante el verano. Eso, aparte de consecuencias inmediatas sobre el ecosistema ártico, puede provocar situaciones como que el albedo de esta zona disminuya. Y si el Ártico retiene más calor, no hará su papel de refrigerador del planeta y las temperaturas globales aumentarán aún más. El vertimiento de agua dulce a los océanos procedente de la fusión del hielo continental del Ártico (de los glaciares o de la capa de hielo que cubre Groenlandia), además, produciría transformaciones como cambios en la circulación marina o un aumento del nivel del mar que podría amenazar nuestras costas.

       

      En otoño y en invierno, cuando se da la «noche polar», es fundamental que el hielo que se ha perdido durante el verano se recupere. Pero unas temperaturas cada vez más altas retardan la formación de hielo marino y hacen que su extensión máxima sea cada vez menor, y que, además, tenga menos grosor y sea más frágil. Algunas de las intensas nevadas que invaden Europa durante el invierno tienen su origen en masas de aire frío que se generan sobre la banquisa o hielo marino del Ártico o sobre la superficie helada de Groenlandia. La reducción de la banquisa polar haría que las tormentas que acaban atravesando el Atlántico fueran más frecuentes y más intensas, lo cual tendría efectos devastadores.

      Para ampliar la información que apunta el microsite, tanto profesorado como alumnado puede consultar la web de Greenfacts: http://www.greenfacts.org/es/cambio-climatico-artico/index.htm#6 (en castellano e inglés).

    • Ejemplos de uso

      • Analizar el microsite individualmente o en grupos reducidos, poniendo especial atención a:

      1.     Cómo es el clima propio del Ártico y las situaciones que se dan en cada estación. A continuación, hacer una lista de cómo influyen los diferentes elementos analizados en el clima del resto de la Tierra.

      2.     Qué transformaciones se dan en el clima del Ártico a raíz del cambio climático. A continuación, hacer una lista de las consecuencias que tienen estas transformaciones del Ártico en el resto del planeta.

      • Compartir la información analizada y las conclusiones extraídas del microsite con el conjunto de la clase. 
      • Pedir al alumnado que haga una investigación de cómo puede afectar el cambio en el clima del Ártico a su área geográfica concreta.
      • Hacer una exposición de las conclusiones de esta investigación delante del resto de la clase. Proponer la posibilidad de elaborar un documento gráfico (presentación PowerPoint, blog, etc.) para recoger y explicar las conclusiones del trabajo realizado por el alumnado. 

    • calentamiento global
    • clima
    • cambio climático
    • Ártico
    • albedo
    • aumento de las temperaturas
    • estaciones
    • noche polar
    • sol de medianoche

    Aún no hay comentarios

    Sé el primero

Materiales del recurso: