Descripción

Las estrategias de comprensión lectora se centran en la comprensión de textos escritos por parte del alumnado, a quien se imparte diversas técnicas que permitan entender el significado de lo que lee. Estos métodos pueden incluir: deducir el significado a partir del contexto, resumir o identificar los puntos clave, utilizar esquemas gráficos o semánticos, desarrollar estrategias de cuestionamiento y controlar su propia comprensión e identificar dificultades de forma autónoma (véase también metacognición y autorregulación).

¿Qué eficacia tiene?

De media, las metodologías en materia de comprensión lectora aportan un progreso de seis meses adicionales. Las estrategias eficaces permiten que las actividades se adapten minuciosamente a las capacidades lectoras del alumnado, e incluyen tareas y textos que suponen un reto efectivo, sin ser excesivo.

Muchas de las metodologías se pueden combinar provechosamente con técnicas de aprendizaje colaborativo y el método fonético para mejorar la destreza lectora. Es probable que el uso de técnicas como los esquemas gráficos y llamar la atención del alumnado sobre las características del texto sea particularmente útil en la lectura de textos expositivos o informativos.

Existen algunos indicios de que las metodologías de tutoría por ordenador pueden funcionar bien para mejorar la comprensión lectora (aunque las evidencias existentes son menos sólidas en esta área), especialmente cuando se centran en el desarrollo de estrategias y habilidades de cuestionamiento personal.

Los resultados comparativos indican que, de media, las metodologías sobre comprensión lectora parecen ser más efectivas que las estrategias relativas al método fonético o a la comprensión oral para el alumnado de segundo ciclo de primaria y secundaria, tanto en lo que respecta a efectos a corto plazo como a largo plazo. Sin embargo, para prestar apoyo a alumnado con dificultades lectoras probablemente sea necesario un esfuerzo coordinado en todo el plan de estudios y una combinación de metodologías. Ninguna estrategia en particular debe considerarse la panacea y la elección de las estrategias pedagógicas debería guiarse por un análisis minucioso de los motivos por los cuales un alumno o alumna en concreto tiene dificultades.

¿Qué fiabilidad tienen las evidencias?

Existen numerosas evidencias en esta área que proceden de una amplia gama de estudios realizados en los últimos 30 años. La mayoría de ellos proceden de Estados Unidos y se centran en alumnado de 8 a 18 años que acusa un retraso con respecto al resto de la clase o tiene dificultades con la lectura.

Coste

Se calcula que el coste de los recursos y la formación profesional necesarios para llevar a cabo estrategias de comprensión lectora es muy bajo. Las evidencias sugieren que las metodologías relativas a la comprensión lectora están relacionadas con la capacidad lectora actual del alumnado, por lo que es importante que el profesorado lleve a cabo desarrollo profesional relativo al diagnóstico eficaz, así como formación sobre el uso de materiales y técnicas específicos.

¿Qué se debe tener en cuenta?

Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. Una cuestión fundamental para el profesorado es identificar el nivel de dificultad que deben tener las actividades de comprensión para mejorar las capacidades lectoras del alumnado. ¿Cómo se pueden garantizar que los textos utilizados plantean un reto efectivo?

  2. Es importante establecer un diagnóstico eficaz de las dificultades de lectura para identificar posibles soluciones, sobre todo, en el caso de estudiantes de mayor edad con problemas de lectura. El alumnado puede tener problemas para descifrar las palabras, entender la estructura del lenguaje utilizado o comprender un vocabulario concreto, que puede ser específico de un tema. ¿Qué técnicas se pueden utilizar para identificar las necesidades de cada estudiante?

  3. Existe una amplia variedad de estrategias y metodologías que pueden funcionar bien, pero se deben impartir de forma explícita y constante. ¿Cómo se pueden identificar y reforzar las estrategias que satisfarán las necesidades del alumnado?

  4. ¿Cómo se puede centrar la atención del alumnado en desarrollar estrategias de comprensión que pueda aplicar en otros ámbitos?

¿QUIERES QUE TE AVISEMOS DE EVIDENCIAS SIMILARES?