¿Alguna vez te has parado a pensar en cuántas toneladas de plástico hubiéramos podido evitar desechar si lo hubiéramos reciclado? Muchas, ¿verdad? Es cierto que la decisión final la tiene el consumidor o la consumidora, pero la industria no lo pone nada fácil: muchos de los productos de alimentación vienen envasados en plásticos de un solo uso. Y, aunque a menudo se dice que ya es tarde para salvar el planeta, lo cierto es que aún está en nuestras manos.

Desde el ámbito educativo debemos seguir impulsando la protección del medio ambiente a través de la concienciación y la rapidez de nuestras acciones. Una buena manera de hacerlo es visibilizando proyectos liderados por estudiantes. Es el caso de Plastic Air City, desde el que se fomenta el uso de plásticos reciclados. Los alumnos y las alumnas responsables del proyecto han creado una ecomarquesina que, además de estar fabricada de manera sostenible, es capaz de limpiar el aire contaminado. También han utilizado el plástico reciclado para elaborar otro tipo de mobiliario urbano, como papeleras y farolas.

Laura, Nidia, Albert, Pol, Mohamed y Laia lo tenían claro: querían llenar las ciudades de marquesinas que a la vez fueran pequeñas estaciones meteorológicas cuyos datos pudieran consultarse desde una aplicación móvil. El funcionamiento es sencillo: la marquesina cuenta con un dispositivo sincronizado con el teléfono móvil del ciudadano o la ciudadana, que le muestra la contaminación atmosférica en un mapa actualizado. En rojo aparecen las áreas más contaminadas, y en verde, las que lo están menos. Una filosofía que se recoge en la idea de smart city, muy popular hoy en día.

Además, los seis alumnos y alumnas, estudiantes de 4.º de la ESO del Instituto Escola del Treball de Granollers, decidieron colocar placas solares en el techo de la marquesina para evitar conectarla a la red eléctrica. También añadieron musgo con un sistema de autorriego –que acumula sustancias como el dióxido de carbono y el óxido de azufre– y un ventilador que recoge el aire y lo filtra. Estas pequeñas acciones son, en realidad, un gran paso para construir ciudades más agradables y sanas. El propio alumnado asegura que no basta con quejarse de la vulnerabilidad del planeta, sino que está en nuestras manos revertir la situación. “No vendemos que el clima está mal, preferimos dar una solución al problema”, dicen.

El proceso seguido en Plastic Air City nace del reciclaje de plásticos, que son sometidos a una limpieza y transformación para finalmente ser rediseñados mediante la impresión 3D. El resultado final es un material barato, resistente y sostenible.

El propósito es que la iniciativa consiga reducir la cantidad de plásticos generados por la sociedad y mejorar la calidad del aire que respiramos. Y es que los datos son realmente preocupantes: según la Organización Mundial de la Salud, en 2018, 12,6 millones de personas en todo el mundo murieron por casusas relacionadas con la contaminación del aire. Proyectos como Plastic Air City no solo ayudan a combatir esa problemática, sino que también implican la protección de nuestro ecosistema al evitar la muerte de especies marinas. En definitiva, luchan por salvar el planeta y combatir el cambio climático. Los creadores y las creadoras lo tienen muy claro: “Plastic Air City, recicla y respira”.

Plastic Air City es uno de los cinco proyectos elegidos del RetoEmprende de EduCaixa. Junto con un grupo de jóvenes y profesores, sus creadores viajaron a Silicon Valley para hacer evolucionar la propuesta. Allí, en plena cuna de la innovación y gracias a empresas como Netflix o Google, pudieron empaparse de talento e inspirarse en soluciones para dar viabilidad a su producto.

RetoEmprende es una iniciativa del Programa Jóvenes Emprendedores que quiere fomentar la creatividad, la iniciativa y la cooperación de los alumnos. Cada año premia los mejores proyectos innovadores y ofrece a sus jóvenes creadores la oportunidad de participar en un Campus de emprendimiento y en un viaje formativo a Silicon Valley.

Descubre la experiencia RetoEmprende desde el principio.

Y si tú también tienes una idea innovadora y quieres desarrollarla desde tu escuela o instituto, echa un vistazo a nuestro RetoEmprende.