Apéndice técnico

Definición

Las investigaciones apoyan la idea de que el alumnado aprende más y el profesorado es más efectivo en aulas con menos estudiantes. Hay indicios de que a medida que se reduce el número de estudiantes por aula o por grupo de enseñanza, mayor es el abanico de metodologías que el profesorado puede emplear y mayor es la atención que recibirá cada estudiante, de modo que se observa una mejora tanto en el aprendizaje como en el rendimiento escolar.

Términos de búsqueda: ratio de estudiantes por aula; ratio; reducción; reducir la ratio de alumnado por aula; aumentar la ratio de estudiantes por aula; aulas con menos estudiantes.

Puntuación de la evidencia

Existen seis metaanálisis que llegan a conclusiones idénticas sobre los beneficios de reducir la ratio de estudiantes por aula. Sin embargo, la magnitud de los efectos combinados suele ser pequeña, de 0,12 a 0,34. La mayoría de los metaanálisis incluyen datos correlacionales donde el nexo causal es más débil. Las evidencias más sólidas proceden de investigaciones realizadas en grupos de menor edad (de 5 a 7 años) en Estados Unidos, donde los beneficios parecen ser constantes durante tres o cuatro años cuando la ratio se reduce a menos de 18 estudiantes.

Las evidencias de Suecia basadas en clases con menos alumnos en los últimos tres años de la escuela primaria (de 10 a 13 años) sugieren que los efectos persisten, dando lugar a una mejora del rendimiento a la edad de 16 años. Existen ciertas evidencias de los beneficios que obtiene el alumnado de zonas desfavorecidas en el Reino Unido si asisten a clases de menos de 20 estudiantes en centros de primaria y de los beneficios que puede lograr, en concreto, el alumnado con un rendimiento bajo si asiste a clases con una ratio menor en centros de secundaria (aulas de 15 estudiantes en comparación con las de 30). En general, se considera que la base empírica es moderada.

Información coste adicional

Reducir el tamaño de las clases hasta el punto en el que los beneficios sean significativos probablemente sea caro. Las investigaciones sugieren que las clases típicas tendrían que reducirse a entre 15 y 20 estudiantes. Dividir una clase de 30 estudiantes en dos clases de 15 estudiantes implicaría un coste elevado debido a la necesidad de más profesorado. Esto no tiene en cuenta el coste de aulas adicionales. En general, se calcula que los costes son elevados.