Apéndice técnico

Definición

Las intervenciones y metodologías que se centran en el aprendizaje social y emocional pretenden mejorar la interacción del alumnado con el resto de la clase y la autogestión de las emociones, en vez de centrarse directamente en conocimientos y capacidades académicas o cognitivas. En ocasiones, el ASE se caracteriza por un proceso de aprendizaje de habilidades para la vida más generales, por ejemplo, cómo tratar con la propia personalidad, con el resto de personas del entorno y con las relaciones, y cómo ser capaz de trabajar de forma efectiva.

El ASE trata de reconocer las propias emociones y aprender a gestionar esos sentimientos. En el trato con el resto de personas del entorno, el aprendizaje social y emocional ayuda a desarrollar la simpatía y la empatía y mantener relaciones positivas. Las intervenciones de aprendizaje social y emocional pueden centrarse en las formas que tiene el alumnado de trabajar con (y junto a) el resto de la clase, el profesorado, la familia o la comunidad.

Se pueden identificar tres categorías principales de procesos pedagógicos:

1. Programas universales cuya finalidad es mejorar la participación y el compromiso y que suelen desarrollarse en el aula con la implicación de todo el alumnado.

2. Programas más especializados que van dirigidos a estudiantes con problemas conductuales o con problemas tanto conductuales como académicos (véase también intervenciones sobre la conducta).

3. Metodologías centradas en el centro para desarrollar unos valores escolares positivos o mejorar la disciplina cuyo objetivo también es promover una mayor participación en el aprendizaje. Algunos programas incluyen aspectos del aprendizaje autorregulado y, a menudo, incluyen metodologías y técnicas de aprendizaje colaborativo.

Términos de búsqueda: aprendizaje social y emocional; intervenciones de ASE; habilidades sociales; habilidades para la vida; autoestima; empatía; inteligencia emocional.

Puntuación de la evidencia

Existen siete metaanálisis de evaluaciones de estas metodologías, realizados mayoritariamente en centros de enseñanza utilizando datos del rendimiento escolar del alumnado para evaluar el impacto, además de analizar a grandes rasgos las causas de cualquier heterogeneidad identificada.

Todos ellos se han llevado a cabo en los últimos 10 años. Sin embargo, la calidad de los estudios subyacentes varía considerablemente y existen pocos estudios bien controlados, sobre todo, en relación a la escala. A pesar de ello, se considera que, en conjunto, las evidencias son numerosas, debido a la cantidad y consistencia de las evidencias existentes en el nivel metaanalítico.

Información coste adicional

Los costes variarán dependiendo del tipo de estrategia educativa. Las estrategias universales que fomenten el aprendizaje social y emocional en todo el centro se beneficiarán del desarrollo profesional y pueden requerir nuevos materiales y recursos, pero en general la probabilidad es que estos costes sean muy bajos.

En cambio, las estrategias de aprendizaje social y emocional dirigidas a personas concretas son más caros: los programas específicos de los EE. UU., por ejemplo, incluyen orientación profesional o servicios psicológicos. De media, se calcula que el coste por estudiante es moderado.