Agrupación por niveles de rendimiento dentro del aula

educaixa-search Portlet

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

Descripción

La agrupación por niveles de rendimiento dentro del aula implica estructurar al alumnado para actividades o temas concretos, como, por ejemplo, la alfabetización. Se agrupa al alumnado con niveles actuales de rendimiento similares, por ejemplo, en mesas específicas, pero sigue siendo el profesorado habitual o auxiliar el que imparte las clases y, por lo general, todo el alumnado tiene el mismo plan de estudios.

El objetivo de este tipo de agrupación es hacer coincidir las tareas, las actividades y el apoyo con las capacidades actuales del alumnado, de modo que todo el alumnado tenga un nivel adecuado de desafío académico.

La agrupación dentro del aula puede incluir el uso de otras metodologías, como el aprendizaje colaborativo o estrategias específicas (véase estrategias de comprensión lectora).

Aunque la agrupación dentro del aula se describe a veces como «agrupación por capacidades», aquí se hace referencia a «rendimiento» en lugar de a «capacidad», ya que los centros generalmente emplean mediciones de desempeño actual para agrupar al alumnado y no mediciones relacionadas con sus capacidades.

Para obtener información sobre estudios relativos al impacto de la agrupación del alumnado por niveles de rendimiento en diferentes clases, se puede consultar la entrada del Toolkit relativa a la «agrupación por niveles dentro o entre las clases». El Toolkit no aborda otros tipos de agrupaciones por niveles de rendimiento, como la agrupación en distintos cursos, y la enseñanza a alumnado con alto rendimiento en cursos posteriores, ya que se usan con menos frecuencia.

¿Qué eficacia tiene?

Los estudios sobre la agrupación por niveles de rendimiento dentro del aula indican que es probable que sea una estrategia beneficiosa para todo el alumnado, logrando una media de tres meses adicionales de progreso. Sin embargo, parece que tiene menos ventajas para el alumnado con bajo rendimiento que para el resto. Esta estrategia pedagógica puede tener un impacto sobre resultados no académicos, como la confianza. Algunos estudios a partir de una base empírica más amplia concluyen que la agrupación del alumnado según el nivel de rendimiento puede tener efectos negativos a largo plazo en las actitudes y la implicación del alumnado con bajo rendimiento, por ejemplo, desincentivando la creencia de que su rendimiento puede mejorar a base de esfuerzo.

¿Qué fiabilidad tienen las evidencias?

Se ha investigado sobre esta metodología a lo largo de por lo menos 50 años y hay un gran número de estudios experimentales disponibles. Las conclusiones sobre el impacto de la agrupación por niveles de rendimiento dentro del aula son relativamente uniformes en los distintos estudios realizados. Sin embargo, la mayoría de los estudios presentan análisis bastante básicos. No exploran si los efectos varían entre los diferentes tipos de estudio y los diferentes tipos de estrategias de agrupación y sería beneficioso revisar nuevamente la base empírica examinando estas cuestiones en mayor profundidad. En general, se considera que la base empírica es limitada.

La mayoría de las evidencias experimentales proviene de los Estados Unidos y existen pocos estudios experimentales rigurosos llevados a cabo en otros países.

Hay más datos de centros de primaria que de secundaria, ya que la agrupación dentro del aula se utiliza con más frecuencia con alumnado más joven.

Los estudios que miden el impacto de la agrupación por niveles de rendimiento dentro del aula suelen compararse con la enseñanza de toda la clase en la que el rendimiento es mixto. Esto significa que es posible que el efecto positivo observado sea total o parcialmente debido simplemente a la agrupación, en lugar de a la agrupación por niveles de rendimiento. Para saber si este es el caso, serían necesarios otros estudios que comparen la agrupación por niveles de rendimiento dentro del aula con la agrupación en el aula que no se basa en el desempeño.

Como parece que alumnado con bajo rendimiento se beneficia menos que el resto de la agrupación por niveles de rendimiento dentro del aula, es importante tener en cuenta las numerosas herramientas disponibles para prestar apoyo a este alumnado al desarrollar estrategias que mejoren su rendimiento. Consulte, por ejemplo, clases en grupos reducidos clases individuales.

Coste

La agrupación por niveles de rendimiento dentro del aula implica pocos costes financieros. Puede ser necesario incurrir en gastos adicionales relativos a recursos pedagógicos complementarios para los distintos grupos. En general, se calcula que los costes son muy bajos.

¿Qué se debe tener en cuenta?

Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  1. ¿Cómo decidir qué asignaturas o actividades se agrupan según el nivel de rendimiento actual y cuáles no?

  2. ¿Cómo garantizar que todo el alumnado recibe una enseñanza de gran calidad cuando hay diferentes grupos que realizan distintas tareas o requieren diferentes estrategias docentes?

  3. ¿Cómo minimizar el riesgo de asignar al alumnado un grupo equivocado? ¿Se ha evaluado si el criterio de agrupación podría ser perjudicial para parte del alumnado? Para el alumnado más joven, ¿se ha tenido en cuenta su edad relativa dentro del grupo de edad correspondiente al curso?

  4. ¿Son flexibles las modalidades de agrupación? El alumnado progresa a ritmos distintos, por lo que es importante que se supervise y evalúe la metodología para minimizar cualquier asignación desacertada a un grupo determinado y garantizar que supone un reto para todo el alumnado.

  5. ¿Cómo se va a supervisar el impacto de la agrupación en relación con la implicación y las actitudes del alumnado hacia el aprendizaje, en particular del alumnado con un rendimiento menor?

Publicador de contenidos

¿QUIERES QUE TE AVISEMOS DE EVIDENCIAS SIMILARES?

Publicador de contenidos

Aplicaciones anidadas

Consentimiento GDPR