¿Cómo evaluar la competencia de aprender a aprender?

educaixa-search Portlet

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

En la última entrega de nuestro blog hablamos sobre la importancia de desarrollar la competencia de aprender a aprender de nuestro alumnado. Aprender a aprender es la capacidad de perseguir y persistir en el aprendizaje, de organizar el propio aprendizaje a través de la gestión eficaz del tiempo y la información, tanto individualmente como en grupo. Esta competencia incluye la consciencia del proceso de aprendizaje y las necesidades de cada uno, la identificación de oportunidades disponibles y la capacidad de superar obstáculos para aprender con éxito.

Ahora bien, una vez ponemos en práctica las estrategias y los métodos para desarrollar la competencia de aprender a aprender en el aula, ¿cómo podemos evaluar si la estamos desarrollando de manera correcta? Educadores e investigadores llevan varias décadas investigando esta pregunta, y han corroborado la utilidad de diversas estrategias a la hora de evaluar la competencia de aprender a aprender.

 

 

1. La transferencia de conocimientos y habilidades

Veronica Boix-Mansilla, investigadora de Project Zero de la Universidad de Harvard, explica que una manera efectiva de evaluar esta competencia es proponer al alumnado situaciones y problemas en los que se vea obligado a implementar conocimientos y habilidades aprendidas en contextos distintos al propuesto. Constatar que el alumnado es capaz de realizar esta transferencia demuestra que tiene una comprensión profunda de aquello que ha aprendido y del proceso de aprendizaje que lo hizo posible. Es decir, el alumnado desarrolla la capacidad de adaptarse, de aprovechar sus conocimientos previos para aprender de manera ágil en nuevos contextos.

 

2. La autoevaluación

Begonya Oliveras, profesora asociada al departamento de Didáctica de las Ciencias y las Matemáticas de la Universidad Autónoma de Barcelona, destaca la importancia de la autoevaluación. Su trabajo y sus investigaciones indican que la autoevaluación da como resultado una imagen más veraz de la comprensión, ya que potencia la capacidad metacognitiva del alumnado. Adicionalmente, autoevaluarse implica, por definición, ser consciente y conocer a fondo los objetivos de enseñanza y aprendizaje, lo que ayuda en la definición de objetivos, la capacidad de planificar y la elección de métodos de aprendizaje.

 

3. La coevaluación

David Johnson, profesor de Psicología Educativa en la Universidad de Minnesota y codirector del Centro de Aprendizaje Cooperativo, apuesta por la coevaluación o la evaluación entre pares. Esta estrategia es un proceso a través del cual los estudiantes y los profesores participan en la evaluación del trabajo de los estudiantes. En sus investigaciones, Johnson ha encontrado que este tipo de evaluación agudiza la comprensión del alumnado sobre su propio aprendizaje y permite que se involucre de manera más activa y autodirigida en este proceso.

 

Es importante dejar claro que no es necesario elegir una estrategia por encima de otra, por el contrario, utilizarlas de manera coordinada brinda herramientas al profesorado para evaluar la competencia de aprender a aprender de manera integral en diversas disciplinas y situaciones.

Publicador de contenidos

Publicador de contenidos

¿QUIERES QUE TE AVISEMOS DE ACTUALIDADES SIMILARES?

educaixa-valoraciones Portlet

-/5

Valoración media global

Basado en 0 valoraciones

¿HAS PARTICIPADO?

Aplicaciones anidadas

Consentimiento GDPR