El olfato y el gusto, y la percepción del mundo

Vídeo

Recomendado para:
  • Bachillerato y ciclos formativos
  • ESO
Área de conocimiento:
  • Ciencias de la naturaleza - Biología y Geología
Duración
00:01:11
Idioma
Castellano
Autor
Obra Social “la Caixa”
Derechos de autor
Obra Social “la Caixa”
Año
2013
Licencia
$licenseAlt
Descargando audio...

El recurso muestra, de una forma ágil, el proceso de percepción olfativo-gustativa, desde el estímulo físico de detección de las moléculas hasta que la información llega al cerebro.

El vídeo recrea virtualmente el proceso perceptivo del olfato y del gusto, detallando las diferentes partes que intervienen en este proceso y cómo se transmite la información para que el cerebro interprete la realidad que lo rodea.

En el proceso perceptivo de la realidad, el cerebro combina la información que recibe de los otros sentidos y la compara con nuestras experiencias o expectativas personales.

  • Diferenciar las partes implicadas en el proceso de percepción a través de los sentidos del gusto y del olfato.
  • Visualizar el proceso que permite al cerebro percibir la realidad a través de la información recogida por el sentido olfativo-gustativo.

  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

El/La docente puede explicar los diferentes órganos que intervienen en el proceso olfativo-gustativo a medida que aparecen en el vídeo. También, pedir a los alumnos que busquen esta información y hagan posteriormente una puesta en común.

Se recomienda la visualización en el aula de los siguientes recursos eduCaixa, como complemento a la sesión:

  • La vista y la percepción del mundo.
  • El tacto y la percepción del mundo.
  • El oído y la percepción del mundo.

Después de visionar estos recursos, puede establecerse un debate en el aula sobre de qué manera unos sentidos se complementan con otros para conseguir una mejor percepción (vista y oído, olfato y gusto, etc.).

Entre todos puede realizarse un experimento en el que algunos alumnos, con los ojos y la nariz tapados, adivinen algunos alimentos. El experimento puede repetirse destapando la nariz y finalmente destapando los ojos. Se trata de observar cómo los sentidos se complementan entre sí para enviar información al cerebro y que este la pueda procesar, comprobando cuántos alimentos se aciertan en cada caso.

Descripción del recurso

El recurso muestra, de una forma ágil, el proceso de percepción olfativo-gustativa, desde el estímulo físico de detección de las moléculas hasta que la información llega al cerebro.

El vídeo recrea virtualmente el proceso perceptivo del olfato y del gusto, detallando las diferentes partes que intervienen en este proceso y cómo se transmite la información para que el cerebro interprete la realidad que lo rodea.

En el proceso perceptivo de la realidad, el cerebro combina la información que recibe de los otros sentidos y la compara con nuestras experiencias o expectativas personales.

Objetivos

  • Diferenciar las partes implicadas en el proceso de percepción a través de los sentidos del gusto y del olfato.
  • Visualizar el proceso que permite al cerebro percibir la realidad a través de la información recogida por el sentido olfativo-gustativo.

Competencias a adquirir

  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

Materiales del recurso
Ejemplos de uso

El/La docente puede explicar los diferentes órganos que intervienen en el proceso olfativo-gustativo a medida que aparecen en el vídeo. También, pedir a los alumnos que busquen esta información y hagan posteriormente una puesta en común.

Se recomienda la visualización en el aula de los siguientes recursos eduCaixa, como complemento a la sesión:

  • La vista y la percepción del mundo.
  • El tacto y la percepción del mundo.
  • El oído y la percepción del mundo.

Después de visionar estos recursos, puede establecerse un debate en el aula sobre de qué manera unos sentidos se complementan con otros para conseguir una mejor percepción (vista y oído, olfato y gusto, etc.).

Entre todos puede realizarse un experimento en el que algunos alumnos, con los ojos y la nariz tapados, adivinen algunos alimentos. El experimento puede repetirse destapando la nariz y finalmente destapando los ojos. Se trata de observar cómo los sentidos se complementan entre sí para enviar información al cerebro y que este la pueda procesar, comprobando cuántos alimentos se aciertan en cada caso.