¿Es preocupante el poder de Google?

Vídeo

Recomendado para:
  • Bachillerato y ciclos formativos
  • ESO
Área de conocimiento:
  • Emprendimiento
  • Tecnología y Matemáticas
Duración
00:01:24 minutos
Idioma
Catalán
Idioma subtítulos
Castellano
Autor
Obra Social “la Caixa”
Derechos de autor
Obra Social “la Caixa”
Año
2015
Licencia
$licenseAlt
Descargando audio...

Fragmento de la entrevista realizada a José Tomás Lázaro Ochoa, profesor del Departamento de Matemática Aplicada I de la Universidad Politécnica de Cataluña y miembro del grupo de investigación de Sistemas Dinámicos UB-UPC, con motivo de la conferencia La revolución de Google. Cómo utilizar las matemáticas para buscar información en Internet.

 

Vivimos en una sociedad en la que el control de la información es esencial, hasta el punto de que la manera de gestionarla puede tener unos efectos directos en la política, y también puede favorecer la economía o hacerla tambalear, o decantar la opinión pública en un sentido u otro. En este contexto, tener un acceso rápido a la información es una herramienta privilegiada. Y el buscador de Google nos proporciona este acceso pero a la vez tiene el control —y, por lo tanto, el poder— de la información que nos ofrece.

 

En Internet hay unos 2,7 billones de sitios web. Cuando hacemos una consulta en Google, el popular buscador selecciona y ordena los resultados según unos criterios que pretenden ser objetivos. Del hecho de salir o no en los primeros puestos de la lista depende el éxito o el fracaso de muchas empresas o proyectos que se quieren implantar en Internet. Además de los intereses económicos, en la gestión de la información pueden influir igualmente intereses políticos o ideológicos que la pueden manipular.

 

Este recurso plantea algunos interrogantes sobre un tema plenamente actual que afecta al conjunto de la sociedad y que se puede usar en clase para debatir cuestiones tan importantes como el control de la información y la ética a la hora de gestionarla. El profesor José Tomás Lázaro también habla del papel de la ciencia en este ámbito. Para él, el conocimiento científico es objetivo y es su aplicación lo que hace que se decante hacia unos determinados intereses. 

  • Transmitir la importancia que tiene el control de la información y el acceso a esta en nuestra sociedad, tanto en el ámbito político como en el económico, e incluso en nuestra vida cotidiana.

  • Saber discernir la validez de una información de entre la cantidad enorme de datos que recibimos cada día a través de los canales más variados. Debemos ser conscientes de que no todo lo que se publica —tanto en la prensa escrita como, especialmente, en Internet— es verdad.

  • Fomentar el espíritu crítico ante la información que consumimos, una cualidad que también es inherente a cualquier investigación académica o científica.

  • Entender la diferencia entre el conocimiento científico y sus posibles aplicaciones. La ciencia tiene como objetivo el conocimiento en sí mismo. Es la sociedad quien después lo usa para aplicarlo a situaciones concretas y según sus propios intereses. 

  • Competencia digital
  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

  • Quien tiene el control de la información, tiene el poder. Pero, ¿qué significa esto? Este recurso puede ser un buen punto de partida para comentar en clase los intereses que hay alrededor del control de la información. La información que recibimos se puede manipular, y esto puede obedecer a intereses políticos, económicos o ideológicos.

  • Hay un mercado de datos —de consumidores, de preferencias o de tendencias de consumo, por ejemplo— que se pueden vender y comprar. Y esto tiene que ver directamente con Internet y con temas como el de la privacidad. Las galletas (cookies) pueden facilitar la navegación en Internet, pero también recopilan datos personales sobre nuestra actividad que luego tienen un valor comercial. ¿Dónde están los límites? ¿Por qué existe una ley de protección de datos? Este también es un buen tema para el debate.

  • El recurso también puede propiciar un ejercicio práctico que podemos reproducir en clase: hacer una búsqueda en Google y analizar sus resultados. ¿Qué información nos da? ¿Qué páginas salen en primer lugar y cuáles no están? ¿Por qué? Esto también puede ser el inicio de un interesante debate. 

Descripción del recurso

Fragmento de la entrevista realizada a José Tomás Lázaro Ochoa, profesor del Departamento de Matemática Aplicada I de la Universidad Politécnica de Cataluña y miembro del grupo de investigación de Sistemas Dinámicos UB-UPC, con motivo de la conferencia La revolución de Google. Cómo utilizar las matemáticas para buscar información en Internet.

 

Vivimos en una sociedad en la que el control de la información es esencial, hasta el punto de que la manera de gestionarla puede tener unos efectos directos en la política, y también puede favorecer la economía o hacerla tambalear, o decantar la opinión pública en un sentido u otro. En este contexto, tener un acceso rápido a la información es una herramienta privilegiada. Y el buscador de Google nos proporciona este acceso pero a la vez tiene el control —y, por lo tanto, el poder— de la información que nos ofrece.

 

En Internet hay unos 2,7 billones de sitios web. Cuando hacemos una consulta en Google, el popular buscador selecciona y ordena los resultados según unos criterios que pretenden ser objetivos. Del hecho de salir o no en los primeros puestos de la lista depende el éxito o el fracaso de muchas empresas o proyectos que se quieren implantar en Internet. Además de los intereses económicos, en la gestión de la información pueden influir igualmente intereses políticos o ideológicos que la pueden manipular.

 

Este recurso plantea algunos interrogantes sobre un tema plenamente actual que afecta al conjunto de la sociedad y que se puede usar en clase para debatir cuestiones tan importantes como el control de la información y la ética a la hora de gestionarla. El profesor José Tomás Lázaro también habla del papel de la ciencia en este ámbito. Para él, el conocimiento científico es objetivo y es su aplicación lo que hace que se decante hacia unos determinados intereses. 

Objetivos

  • Transmitir la importancia que tiene el control de la información y el acceso a esta en nuestra sociedad, tanto en el ámbito político como en el económico, e incluso en nuestra vida cotidiana.

  • Saber discernir la validez de una información de entre la cantidad enorme de datos que recibimos cada día a través de los canales más variados. Debemos ser conscientes de que no todo lo que se publica —tanto en la prensa escrita como, especialmente, en Internet— es verdad.

  • Fomentar el espíritu crítico ante la información que consumimos, una cualidad que también es inherente a cualquier investigación académica o científica.

  • Entender la diferencia entre el conocimiento científico y sus posibles aplicaciones. La ciencia tiene como objetivo el conocimiento en sí mismo. Es la sociedad quien después lo usa para aplicarlo a situaciones concretas y según sus propios intereses. 

Competencias a adquirir

  • Competencia digital
  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

Materiales del recurso
Ejemplos de uso

  • Quien tiene el control de la información, tiene el poder. Pero, ¿qué significa esto? Este recurso puede ser un buen punto de partida para comentar en clase los intereses que hay alrededor del control de la información. La información que recibimos se puede manipular, y esto puede obedecer a intereses políticos, económicos o ideológicos.

  • Hay un mercado de datos —de consumidores, de preferencias o de tendencias de consumo, por ejemplo— que se pueden vender y comprar. Y esto tiene que ver directamente con Internet y con temas como el de la privacidad. Las galletas (cookies) pueden facilitar la navegación en Internet, pero también recopilan datos personales sobre nuestra actividad que luego tienen un valor comercial. ¿Dónde están los límites? ¿Por qué existe una ley de protección de datos? Este también es un buen tema para el debate.

  • El recurso también puede propiciar un ejercicio práctico que podemos reproducir en clase: hacer una búsqueda en Google y analizar sus resultados. ¿Qué información nos da? ¿Qué páginas salen en primer lugar y cuáles no están? ¿Por qué? Esto también puede ser el inicio de un interesante debate.