¿Qué es una explicación científica?

Interactivo

Recomendado para:
  • Profesorado
Área de conocimiento:
  • Ciencia básica
Categoría
Actividad para el aula
Formato
Recurso interactivo
Duración aproximada
15’
Idioma
Castellano
Autor
Fundación Bancaria ”la Caixa”
Derechos de autor
Fundación Bancaria ”la Caixa”
Año
2017
Licencia
$licenseAlt
Descargando audio...

El objetivo final de la actividad científica es la comprensión de las causas que provocan los fenómenos que se producen en nuestro entorno. En esencia, una explicación científica supone proponer un mecanismo que se considera la causa más plausible de un determinado fenómeno. Este recurso está centrado en la práctica de construir explicaciones científicas.

 

Como toda la serie de recursos dirigidos al profesorado del proyecto Investigamos en primaria, este recurso consta de una primera parte en la que, a través de una breve actividad interactiva, se invita a los docentes a posicionarse respecto de la opinión de dos maestros ficticios que exponen su opinión personal sobre la conveniencia de implicar al alumnado de primaria en la construcción de explicaciones científicas. A partir de aquí se presenta información básica sobre la naturaleza de las explicaciones científicas y sobre los componentes que las forman.

  • Definir una explicación científica y distinguirla de otros tipos de explicaciones.

  • Vincular la construcción de explicaciones científicas a las habilidades de razonamiento causal de los alumnos.

  • Describir la estructura lingüística de una explicación científica.

Una explicación científica se construye para responder a una pregunta del "por qué pasa" y, por lo tanto, expone el mecanismo causal que se cree más plausible para explicar un determinado fenómeno. Las explicaciones científicas, por lo tanto, no son ni descripciones, ni definiciones de conceptos.

 

Los alumnos, al igual que los científicos, parten de sus conocimientos y experiencias, y los utilizan para proponer sus propias explicaciones a un determinado fenómeno. Esto hace que, a menudo, las explicaciones que producen en el aula no sean las que se consideran correctas desde el punto de vista de la ciencia.

 

A pesar de ello, se considera que es un error que, en el aula, los docentes prioricen las respuestas correctas por encima del esfuerzo que los alumnos hacen para dar sentido, desde su propio conocimiento, a los fenómenos de la realidad. Ahora sabemos que un exceso de celo en buscar respuestas correctas por parte de los alumnos solo invita a abandonar el interés por la ciencia, ya que el alumnado la acaba viendo como un asunto exclusivo de los expertos.

 

Por ello el recurso pone el énfasis en que, en el ámbito de la ciencia escolar, se den muchas oportunidades al alumnado para que se implique en la construcción de explicaciones científicas y, también, en que los docentes enseñen a los alumnos qué es y cómo se elabora una buena explicación científica.

Descripción del recurso

El objetivo final de la actividad científica es la comprensión de las causas que provocan los fenómenos que se producen en nuestro entorno. En esencia, una explicación científica supone proponer un mecanismo que se considera la causa más plausible de un determinado fenómeno. Este recurso está centrado en la práctica de construir explicaciones científicas.

 

Como toda la serie de recursos dirigidos al profesorado del proyecto Investigamos en primaria, este recurso consta de una primera parte en la que, a través de una breve actividad interactiva, se invita a los docentes a posicionarse respecto de la opinión de dos maestros ficticios que exponen su opinión personal sobre la conveniencia de implicar al alumnado de primaria en la construcción de explicaciones científicas. A partir de aquí se presenta información básica sobre la naturaleza de las explicaciones científicas y sobre los componentes que las forman.

Objetivos

  • Definir una explicación científica y distinguirla de otros tipos de explicaciones.

  • Vincular la construcción de explicaciones científicas a las habilidades de razonamiento causal de los alumnos.

  • Describir la estructura lingüística de una explicación científica.

Materiales del recurso
Ejemplos de uso

Una explicación científica se construye para responder a una pregunta del "por qué pasa" y, por lo tanto, expone el mecanismo causal que se cree más plausible para explicar un determinado fenómeno. Las explicaciones científicas, por lo tanto, no son ni descripciones, ni definiciones de conceptos.

 

Los alumnos, al igual que los científicos, parten de sus conocimientos y experiencias, y los utilizan para proponer sus propias explicaciones a un determinado fenómeno. Esto hace que, a menudo, las explicaciones que producen en el aula no sean las que se consideran correctas desde el punto de vista de la ciencia.

 

A pesar de ello, se considera que es un error que, en el aula, los docentes prioricen las respuestas correctas por encima del esfuerzo que los alumnos hacen para dar sentido, desde su propio conocimiento, a los fenómenos de la realidad. Ahora sabemos que un exceso de celo en buscar respuestas correctas por parte de los alumnos solo invita a abandonar el interés por la ciencia, ya que el alumnado la acaba viendo como un asunto exclusivo de los expertos.

 

Por ello el recurso pone el énfasis en que, en el ámbito de la ciencia escolar, se den muchas oportunidades al alumnado para que se implique en la construcción de explicaciones científicas y, también, en que los docentes enseñen a los alumnos qué es y cómo se elabora una buena explicación científica.